top of page

Tratamiento Lipedema

El lipedema es una condición médica crónica en la cual se acumula grasa de manera desproporcionada en ciertas áreas del cuerpo, como las piernas, los muslos y las caderas, dando lugar a una apariencia característica de "piernas en forma de columna". Esta afección afecta principalmente a mujeres y tiende a empeorar con el tiempo. Aunque el lipedema no puede curarse por completo, existen diversos tratamientos que pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen.El lipedema es una condición médica crónica en la cual se acumula grasa de manera desproporcionada en ciertas áreas del cuerpo, como las piernas, los muslos y las caderas, dando lugar a una apariencia característica de "piernas en forma de columna". Esta afección afecta principalmente a mujeres y tiende a empeorar con el tiempo. Aunque el lipedema no puede curarse por completo, existen diversos tratamientos que pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de quienes lo padecen.

Esta información es para mis pacientes y alumnos

Es posible que tenga más de un tipo de lipedema a la vez, dependiendo de dónde tenga los síntomas. Los tipos de lipedema incluyen:

Tipo I: la grasa se encuentra entre el ombligo y las caderas.
Tipo II: la grasa se encuentra entre la pelvis y las rodillas.
Tipo III: la grasa se encuentra entre la pelvis y los tobillos.
Tipo IV: la grasa se encuentra entre los hombros y las muñecas.
Tipo V: la grasa se encuentra entre las rodillas y los tobillos.

 

Etapa 1: Su piel se ve normal, pero puede sentir irregular debajo de la piel. Puede tener dolor y hematomas en esta etapa.
Etapa 2: la superficie de su piel es desigual y puede tener hoyuelos que parecen costuras acolchadas, una cáscara de nuez o requesón.
Etapa 3: Sus piernas pueden verse como globos rectangulares inflados y tiene grandes pliegues de piel y grasa. La grasa de las piernas puede sobresalir, lo que dificulta caminar.
Etapa 4: Tiene lipedema y linfedema al mismo tiempo.

 

Los síntomas del lipedema incluyen:

Acumulación de grasa en glúteos, caderas, muslos, pantorrillas y, a veces, en la parte superior de los brazos en ambos lados del cuerpo.
Protuberancias dentro de la grasa que se sienten como si hubiera algo debajo de la piel.
Dolor que puede ser de leve a severo y de constante a solo con la presión.
Sensación de pesadez en las piernas.
Hinchazón.
Piel que se lesiona con facilidad.
Fatiga (sentirse más cansado de lo habitual).

Se desconoce la causa exacta del lipedema. Pero la condición es hereditaria en 20% a 60% de los casos, por lo que puede heredarla. La condición ocurre casi exclusivamente en mujeres y personas AFAB.

El lipedema puede tener una conexión con las hormonas porque generalmente comienza o empeora durante:

Pubertad.
El embarazo.
Menopausia.
El momento en que estás tomando píldoras anticonceptivas, que contienen hormonas.
Tener obesidad no provoca lipedema, pero más de la mitad de las personas con esta afección tienen un IMC superior a 35.


Los investigadores estiman que 1 de cada 72 000 personas tiene lipedema. Pero este número probablemente sea bajo porque el lipedema puede parecerse a la obesidad o al linfedema. Otra estimación global dice que el 11% de las mujeres y las personas asignadas como mujeres al nacer  tienen lipedema. La condición es rara en hombres y personas asignadas como hombres al nacer .

TRATAMIENTOS:

  1. Compresión: El uso de prendas de compresión graduada, como medias o pantalones, puede ayudar a reducir la hinchazón y mejorar la circulación en las áreas afectadas. La compresión puede aliviar el dolor y la sensación de pesadez en las piernas.

  2. Drenaje linfático manual (DLM): Es un tipo de masaje terapéutico realizado por un profesional capacitado para estimular el sistema linfático y mejorar el drenaje de líquidos y toxinas en el cuerpo. El DLM puede reducir la inflamación y mejorar la circulación linfática.

  3. Ejercicio: Aunque el lipedema puede hacer que el ejercicio sea doloroso, mantener un programa de ejercicios de bajo impacto puede ser beneficioso. El ejercicio regular puede mejorar la circulación y fortalecer los músculos, lo que puede ayudar a reducir los síntomas y mejorar la movilidad.

  4. Dieta equilibrada: Si bien la dieta no puede curar el lipedema, llevar una alimentación equilibrada y saludable puede contribuir a mantener un peso adecuado y evitar el aumento de la grasa acumulada en las áreas afectadas. Se ha demostrado con estudios que una pauta antinflamatoria con alimentos no procesados, diminuye la sintomatología y el perímetro en ciertos casos, pero en la clínica ayuda fundamentalmente en la rehabilitación.

  5. Tratamientos médicos: En algunos casos, se pueden considerar tratamientos médicos para el lipedema. Entre ellos se encuentran la liposucción tumescente y la liposucción asistida por láser. Estas técnicas quirúrgicas específicas para el lipedema pueden eliminar selectivamente la grasa excesiva y mejorar la forma de las extremidades.

Han surgido nuevas investigaciones y alternativas terapéuticas desde entonces. Algunos de los avances médicos y opciones emergentes para el tratamiento del lipedema que podrían incluir:

  1. Terapias farmacológicas: Se están investigando fármacos y medicamentos que puedan ayudar a mejorar los síntomas del lipedema, como reducir la inflamación, mejorar la circulación o controlar el crecimiento anormal de las células de grasa. Aunque aún no hay tratamientos farmacológicos aprobados específicamente para el lipedema, esta área de investigación está en desarrollo.

  2. Terapia con láser de baja frecuencia: La aplicación de láser de baja frecuencia en las áreas afectadas por el lipedema podría ayudar a reducir la grasa acumulada y mejorar la circulación. Esta técnica no invasiva se está estudiando para evaluar su eficacia en el tratamiento del lipedema.

  3. Terapia con ultrasonido: Al igual que el láser, el ultrasonido de baja frecuencia se está investigando como una posible opción para reducir la grasa excesiva y mejorar la apariencia de la piel en pacientes con lipedema.

Es esencial que las personas con lipedema consulten a un especialista en el tratamiento de esta condición para recibir una evaluación adecuada y un plan de tratamiento personalizado. Un enfoque integral que combine varios métodos, como la compresión, el ejercicio y, en casos adecuados, los tratamientos médicos, puede proporcionar el mejor resultado para quienes viven con lipedema. Además, se debe tener en cuenta que cada paciente es único, y los resultados y beneficios del tratamiento pueden variar según la gravedad de la afección y la respuesta individual del cuerpo.

17175-lipedema-illustration.jpeg
bottom of page