Cicatrices y Heridas Ulcerosas

TRATAMIENTO DE CICATRICES

 

Las cicatrices visibles se presentan con diversos cambios en la piel que lo diferencian del tejido circundante, en relación al color, grosor, elasticidad, textura y estética en general. Dichos cambios pueden causar alteraciones de carácter motriz, sensitivo y/o emocional.

Ante esto es importante identificar los síntomas que indican que una cicatriz necesita de tratamiento kinésico. La intervención puede mejorar, disminuir y/o abolir el dolor, la hipersensibilidad, las disfunciones de color y textura de la piel, las limitaciones funcionales, los complejos estéticos y la aceptación del nuevo esquema corporal del sujeto.

Cualquier cicatriz es importante como las que son producidas en operaciones estéticas, quemaduras, fracturas de huesos, episiotomias, cesáreas, etc.

El momento ideal para comenzar el tratamiento es a los 7-10 días desde que quiten los puntos o grapas. De esta forma evitaremos que se haga una queloide. Se tratará a nivel externo, la cicatriz como tal y los tejidos subyacentes. Utilizaremos ventosas, ultrasonidos, láser y trataremos con un masaje específico para las cicatrices.

No obstante, las cicatrices antiguas que no hayan sido tratadas en su momento serán tenidas en cuenta cuando el paciente asista a consulta con cualquier dolencia y se valorará su posible tratamiento en ese momento ya que nunca es tarde para iniciar la terapia y atenuar los síntomas molestos.

Una secuela que lamentablemente aumenta día a día es la que deja la cirugía de extirpación de mamas por cáncer y en ocasiones las consecuencias del mismo tratamiento, personas sometidas a Radioterapia tienen que luchar con cicatrices retráctiles y de las quemaduras, amputación de uno o ambos senos, como así también la perdida en la función del miembro superior y el linfedema que a futuro puede instalarse.

El tratamiento de las cicatrices es una terapia integral donde el profesional debe poner a disposición del pacientes todas las herramientas que le brinda la profesión para poder aliviar, mejorar y acompañar el proceso por el que atraviesa el paciente.

TRATAMIENTO DE ÚLCERAS

Las úlceras son heridas crónicas que no cicatrizan de forma natural. Parecen tener en común, independientemente de la causa que las origina: una inflamación crónica y una dregradación de moléculas básicas para la cicatrización normal de las heridas. No hay una correcta división de células pues están envejecidas y responden mal a los factores de crecimiento, en comparación con las heridas agudas.

Los cambios posturales  (en pacientes encamados) se realizarán como mínimo cada 2 horas tanto en domicilio como en el hospital. Evitar la humedad mantenida (secar bien zonas de pliegues, y cambio frecuente de pañal si hay incontinencia).

La kinesiología supone un complemento importante a los tratamientos tópicos tan costosos. La aplicación de corrientes de alta frecuencia, la fototerapia con luz led y otras tecnologías, podrán actuar sobre la inflamación y mejorando la microcirculación favoreciendo así una correcta oxigenación tisular. Los ultrasonidos de 3 Mhz también favorecen la reducción del área de la herida. El drenaje linfático manual es otra herramienta más que podemos emplear.